Portada

Será un negro 2021 para el campo chihuahuense

El año 2021 será muy complicado a consecuencia de la sequía severa que azota a Chihuahua, donde el sector ganadero y agrícola se han visto muy castigados, al grado que en la zona serrana se activó el seguro catastrófico para apoyar a las familias cuya alimentación depende del maíz.

En entrevista, René Almeida Grajeda, secretario de Desarrollo Rural, explicó que desde el mes de octubre están atendiendo al sector ganadero, que tiene un impacto considerable, pues los productores de baja escala económica han tenido que vender su ganado y conservar una planta productiva para sortear la crisis económica. La primera semana de enero trabajarán para establecer praderas de pastoreo a fin de que los animales tengan alimento para el mes de abril.

El sector agrícola no se salva, pues la sequía dejó los campos secos y no se levantaron cosechas, ni siquiera para el autoconsumo de maíz y frijol, menos para dar alimento al ganado.

Hay que recordar que el 90.7% del territorio de producción agropecuaria en Chihuahua tiene afectación por la ausencia de lluvias, lo que ya es considerada como una sequía severa.

Y aunque a finales del 2020 se registró una nevada en 33 municipios, que aportará humedad, no es suficiente para el campo. De acuerdo a la Coordinación Estatal de Protección Civil, la mayor acumulación de nieve se presentó en Galeana, con 11 centímetros, seguido de Ignacio Zaragoza con 8 centímetros y en algunos tramos carreteros hasta de 20 cm, en el resto de los municipios fue menor.

IMPACTO SEVERO Y CATASTRÓFICO

El sector de riego por bombeo y agua subterránea vieron sus cosechas mermadas, pues la condición climática coadyuva en la eficiencia, ejemplificó que en la región de Cuauhtémoc una cosecha de maíz no se sostiene con el puro riego, necesita de la lluvia, lo mismo sucede con el algodón, la manzana y la avena, cultivos sumamente mermados. “El agua del cielo hace falta”, dijo.

Las afectaciones más severas se registran en el sector agrícola de temporal de producción de forraje como son granos (maíz, frijol y avena) donde apenas si se logró entre un 10 y 15 por ciento de la una producción normal.

En el sector agrícola de temporal se está trazando una estrategia para contar con semilla de frijol y hacerla llegar a los productores, a la fecha ya han visto la posibilidad de traerla de otros estados del país.

Con la corroboración de sequía severa en 48 de los 67 municipios se impulsarán las fuentes financieras, ”Hoy más que nunca los productores chihuahuenses requieren de la función social de la banca de desarrollo”.

De la misma manera se activarán los mecanismos nacionales para que apoyen a los productores, hay que destacar que se trabajará para que el resto de los municipios sean considerados dentro de la corroboración.

A nivel estatal se activó el seguro catastrófico que adquirió Gobierno del Estado, tras la desaparición de este esquema de apoyo en coordinación con la Federación. El seguro se adquirió para una superficie en la zona serrana, sobre todo donde la alimentación de sus habitantes depende de la producción de maíz y algo de frijol.

Actualmente corre la fase de evaluación de daños y se espera que en breve se pase al esquema de indemnización.

“No vamos a lograr atender como nosotros quisiéramos, pero sí se hará un gran esfuerzo junto con los productores chihuahuenses”.

Además hay que mencionar que la región centro-sur estará castigada por la reducción de agua en las presas, pues aunque de manera oficial no se tiene un documento que establezca el volumen para el ciclo agrícola, se habla de un 35 por ciento de disponibilidad en comparación al 2020.

GANADERÍA EXTENSIVA

En algunas zonas del estado la sequía ya abarca dos años, sobre todo en el noroeste de la entidad, donde las lloviznas que se han presentado ni siquiera son medibles. La situación se torna muy preocupante debido a no se cuenta con pastizales, por lo que se avecina un invierno muy crudo y que empeorará en el mes de abril, por lo que el sector implora para que las lluvias lleguen antes de mayo, sin embargo en Chihuahua las probabilidades establecen que las lluvias tempranas empiezan en junio, si es que llegan.

El panorama no es bueno, desde el mes de octubre se trabaja con productores de baja escala económica, entre SDR y productores se lograron adquirir y distribuir 5 mil toneladas de maíz molido, René Almeida reconoce que no es suficiente, pero se ha tratado que el invierno no sea tan complicado.

Una de las acciones que se emprendieron ante la falta de alimento fue establecer convenios entre ganaderos y productores de rastrojo de maíz o cascarilla de algodón, para que esos subproductos se queden en el estado y sirvan de reserva para el ganado, que se logre sostener una parte del hato a fin de que la plataforma productiva no se pierda.

“El rastrojo que en otros años se quemaba y ahora ni una sola parcela se quemó”, comentó el secretario de Desarrollo Rural, dependencia que puso a disposición de los productores tres máquinas empacadoras para el rastrojo, se lograron 7 mil toneladas, es decir, 14 mil pacas que se pusieron a disposición de los ganaderos.

Durante las primeras semanas del año, se establecerán algunas praderas sencillas en las zonas donde haya escasa disponibilidad de agua a efecto de que se tenga algo de forraje verde para pastoreo.

Related Articles

Close
Close