Portada

La desprotección de los campesinos frente al coronavirus “puede generar una crisis alimentaria en todo el país”

En Immokalee, Florida, cientos de campesinos salen cada mañana a trabajar pese a la emergencia generada por el coronavirus. Son trabajadores esenciales, pero líderes comunitarios advierten de la falta de protección de este grupo que no puede mantener el distanciamiento social ni tiene los recursos para enfrentar un eventual golpe de la pandemia.

Son las 5 de la tarde, ha acabado la jornada laboral de los campesinos, y en las ondas de Radio Conciencia 107.7, la emisora de la Coalición de Trabajadores de Immokalee (Florida), se escucha un mensaje del guatemalteco Misael Bravo, el vocalista de una banda de música sierreña a sus paisanos: “Estamos pasando por una crisis mundial. Estamos preocupados. Les encargamos de parte de los Jefes de la Sierra Grande tomar precaución y cuidarnos”, dice el cantante.

Incorporar voces de personas reconocidas en la comunidad como Bravo es una de las estrategias con las que el locutor Cruz Salucio, conocido como ‘El Nachito’, busca informar a los trabajadores del campo de los peligros de la epidemia de coronavirus que para este domingo ya afectaba al menos a 330,000 personas y la cifra de muertos en Estados Unidos se acercaba a los 10,000.

El trabajo de la mayoría de los radioescuchas de su emisora es esencial. Los campesinos de Immokalee no han dejado de ir a los campos a recolectar tomate, chile y otros vegetales pese a la emergencia de salud. Pero el locutor quiere que conozcan las medidas para prevenir la expansión de la enfermedad. Sabe que, por las condiciones en las que viven muchas familias de la comunidad, el coronavirus podría ser especialmente dañino si se ceba con ella.

Cruz Salucio “El Nachito” conduce un programa diario en Radio Conciencia en el que comparte las últimas informaciones sobre el coronavirus. Crédito: Lisette Morales

“Vivimos muchos amontonados por los bajos salarios que uno recibe. Hay un caso ya confirmado y, si no nos cuidamos, las cosas pueden empeorar”, advierte Salucio a su audiencia a través de las ondas con lenguaje claro y tono pausado. “Estamos en un momento complicado. El mundo está viviendo una situación difícil y estamos haciendo este trabajo para que la información llegue”, insiste después de entrevistar a una funcionaria del condado Collier sobre la orden de permanecer en casa impuesta por Ron de Santis, gobernador de Florida, este jueves.

“Sin trabajadores agrícolas no hay comida”

Pese a que este pueblo de campesinos del suroeste de Florida se ha mantenido hasta ahora relativamente inmune frente a la emergencia, la confirmación del primer caso positivo de coronavirus es un motivo de preocupación en una localidad donde, según la proyección del Censo, más del 42% de la población vive bajo la línea de la pobreza y donde muchas familias campesinas viven hacinadas en tráilers.

Para Salucio, la confirmación del primer caso de covid-19 es una señal de que el virus “ya ha estado corriendo por las calles de Immokalee por semanas”. Pero confirmar nuevos positivos es difícil porque a la única clínica del pueblo a la que tienen acceso los trabajadores no han llegado pruebas para detectar la enfermedad.

Por eso, su foco está en tratar que los campesinos conozcan las medidas de prevención para tratar de evitar su expansión.

Related Articles

Close
Close