Entrevistas

Entrevista a David Ortiz Mendoza.

Entrevista al Director de Investigación de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) David Ortiz Mendoza.

A partir del próximo año, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), apuntalará con estímulos económicos a investigadores de universidades privadas que estén adheridos al Sistema Nacional e Investigadores (SIN), beneficio que hasta este 2013, sólo recibían las universidades públicas.

Las universidades privadas del país, terminan el año 2013 con una excelente noticia: el Consejo de Ciencia y Tecnología (CONACYT), dará trato igualitario a los centros de educación superior privados y públicos en el tema del financiamiento a la investigación a partir del año 2014. En la última reunión plenaria de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior en México (ANUIES), se dio a conocer que los apoyos económicos a investigadores provenientes de centros de educación superior privados, aceptados por el Sistema Nacional de Investigadores (SIN), dejarán de ser pagados por las instituciones privadas y van a ser erogados de hoy en adelante por el CONACYT, tal y como sucede con los que laboran en universidades públicas. Así lo declaró el Director de Investigación de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), David Ortiz Mendoza, quien entusiasmado expuso la buena noticia a «Tierra Fértil». Entrevistado en las instalaciones de esta Multimedia especializada en el sistema agropecuario, señaló el destacado investigador autónomo, que con esta noticia se abren buenas expectativas para la investigación en las universidades privadas y obviamente, está acción redundará en un gran beneficio para la industria, la academia y la sociedad mexicana. «A corto plazo vamos a tener la oportunidad de contratar científicos de buen nivel, reconocidos por el sistema Nacional de investigadores, al mismo precio que paga una universidad pública, ese es el primer beneficio», anota Ortiz Mendoza.

COMPROMISO FUERTE

Como consecuencia, agregó, tenemos el compromiso con el CONACYT de crecer nuestra planta de investigadores. «Tenemos que crecer en las líneas de investigación y proyección del desarrollo de la investigación » en nuestra institución, y marcar las metas a lograr en los próximos seis años». En este sentido, consideró, la proyección para el 2014 probablemente será crecer entre seis y diez investigadores por año, esa es mi propuesta. Sin embargo, aceptó, la última palabra la tienen las autoridades universitarias y esto apenas se nos comunicó el 29 de noviembre de 2013. No obstante, subrayó, con esta nueva perspectiva que se abre para la investigación universitaria en México, tenemos que pensar en marcar metas a corto, mediano y largo plazo.

PERSPECTIVAS

En primer lugar, a corto y mediano plazo, debemos aumentar el número de investigaciones; segundo, incrementar el mejoramiento de la planta física de nuestros laboratorios; tercero, crecer en equipamiento de los mismos y cuarto, desarrollar el mayor número de patentes de utilidad que tengan impacto en la industria y la sociedad. Hasta antes de este dato, asentó, si nosotros teníamos un investigador nacional, a esta persona de alta calificación se le tenía que dar un estímulo económico aparte de su sueldo, y estos incentivos lo tenían que pagar las universidades privadas, mientras que si el investigador pertenecía a la universidad pública, el apoyo económico lo aportaba el CONACYT.

MENOS FUGA DE CEREBROS

Esta noticia nos llena de alegría porque nos permitirá competir en igualdad de circunstancias, aseguró. A partir de ahora, si la Universidad Autónoma de Guadalajara contrata un investigador nacional, le va a costar lo mismo que a una universidad pública, no el doble como pasaba antes, que se pagaba el sueldo, más el estímulo. A partir de 2014, la universidad privada pagará el sueldo y el CONACYT sufragará el estímulo. Esa es la noticia importante. El otro beneficio significativo que conlleva esta decisión, es que definitivamente, al haber más oportunidad de crecer el clúster de investigación de los centros educativos privados, se evitará la perniciosa fuga de cerebros, señaló el funcionario universitario. «Normalmente los que se dedican a la ciencia son personas que no los motiva exclusivamente el aspecto económico, pero el ingreso monetario indudablemente es importante para ellos y su familia», apunta. Hasta ahora, lo sucedido es que cuando la industria privada e incluso del extranjero, detectaba que había una persona de alta capacidad, le ofrecían un sueldo por encima de lo que cualquier institución educativa público-privada nacional, podría pagar y se lo llevaban.

INVESTIGAR Y EDUCAR

Con este apoyo, el gobierno y las instituciones educativas intentan a la vez, que el científico se dé cuenta que tiene la gran ventaja de hacer investigación, desarrollo tecnológico y apoyo a la industria desde la trinchera de la universidad: que queremos que se quede en México y en su Alma Mater. «Hay que hacer notar que el experto tiene dos obligaciones con México: hacer investigación y formar recursos humanos», acotó. Dicho sea de paso, dijo que a pesar de los problemas económicos que atraviesa el país y el mundo, la Universidad Autónoma de Guadalajara es la única institución de educación superior que cuenta con mayor número de elementos con ese nivel educativo integrados en su departamento de investigaciónLa Universidad tiene reconocidos como investigadores a 80 científicos. De ellos, varios hacen investigación en todas las áreas: desde educativa, ciencias de la salud, que incluye odontología, enfermería, medicina. Realizan pesquisas en el área de química, ingeniería, software, etc., hasta llegar a la biotecnología y aerobiotecnología.

HAN CRECIDO

Acentuó que el departamento que él dirige ha crecido desde su llegada: «hace cuatro años que llegué, la UAG contaba con cuatro investigadores nacionales; en este momento tiene doce y es importante resaltar, que es la universidad privada con mayor número de investigadores de ese nivel». Sin embargo, con esta noticia que nos acaba de hacer saber el Doctor Zetina Ladillo, Director del Sistema Nacional de Investigadores, esperamos aumentar el número considerablemente; espero, refirió, después de consultarlo con las autoridades, ser autorizado a ello. Por lo pronto, dijo, no me atrevo a dar un número que crecerá el inventario, pero mi sueño es poder duplicarlo paulatinamente: si tenemos 12 en este momento quiero 24 y cuándo tenga 24 voy a querer 48 y nunca voy a terminar de estar conforme. «Porque mientras más investigadores existan, hay una mejor preparación para los estudiantes, mayor desarrollo tecnológico y mayor interacción con la industria», subrayó el destacado investigador.

MEJOR NIVEL ACADÉMICO

Relató que al contar con un buen número de expertos en diversas áreas del saber, la Universidad Autónoma de Guadalajara muestra que es una constante, para esta máxima casa de estudios, ocuparse y preocuparse por mejorar día a día el nivel académico de sus estudiantes. Eso es absoluto, dijo. «Prueba de ello, es que tenemos investigadores que van a prepararse al extranjero, que aunque tengan su doctorado en ciencias, buscan la oportunidad de seguir preparándose con colegas de nivel internacional». Por otro lado, la universidad busca tener un cuidado especial en el tipo de personas que están al frente de sus clases, no es una universidad que contrate un pasante de licenciatura para dar clases en el mismo nivel, aclaró. Generalmente, el 80% de los profesores en la universidad tienen postgrados y hay una cantidad muy importante con doctorado, muchos de ellos realizan actualmente investigación en diferentes áreas.

EN CONTACTO CON LA INDUSTRIA

Pero nuestros científicos, no sólo trabajan con el alumnado en el ciclo normal, advirtió. Los profesores investigadores están en constante contacto con la industria y la sociedad para apoyar en la resolución de la problemática que le aqueja. La prueba está en los premios y menciones especiales que han recibido en los últimos cinco años de parte del gobierno estatal y federal. De hecho, anota, desde el 2009, tenemos en el estado de Jalisco, una entidad de gobierno que rige la investigación y da los apoyos: el Consejo estatal de Ciencia y Tecnología de Jalisco (COECYTJAL). Este órgano, hace una convocatoria por año, que premia a lo mejor de la investigación. En el 2009 obtuvimos el primer lugar en la categoría de tesis de licenciatura. En el 2010, primer lugar en la categoría de investigación temprana. En el 2011, primer lugar en la categoría de investigación consolidada. En el 2012, premio nacional en agrobiotecnología.

VARIOS PREMIOS

Nuestros estudiantes se han hecho acreedores a menciones especiales y sobre todo, lo más importante, nuestros investigadores han tenido la oportunidad de ganar convocatorias de las muy peleadas por todos los científicos, esas que realmente aportan recursos para hacer investigación. Una de ellas es la Convocatoria de Apoyos Complementarios para la Adquisición de Equipos. En este concurso, si los expertos en algún tema meten un proyecto lo suficientemente bueno, el propio Consejo, apoya económicamente para remodelar y equipar el laboratorio con lo último en tecnología. El año pasado se consiguió ese apoyo y logramos remodelar totalmente el laboratorio de control de sistemas en la Facultad de Ingeniería Química. Se pudo desarrollar, remodelar y equipar totalmente, un laboratorio que tiene como proyecto la producción de biodisel a partir de microalgas, investigación muy importante que tiene muy adelantada la universidad. En el 2013, volvimos a ganar esa convocatoria; somos la única institución de educación superior en el estado de Jalisco, a quien se le apoya por este motivo y con los recursos obtenidos, estamos por hacer la remodelación de un nuevo laboratorio.

GANAN EQUIPAMIENTO

Este espacio universitario será equipado con un aparato del cual existen instalados sólo cinco en todo el país. Es un espectrógrafo de masas con tecnología Macintosh, de lo más sofisticado y novedoso en el mundo; lo más preciso y sensible para hacer detección moléculas. Lo anterior demuestra, narró, que con los trabajo de calidad que presentan los científicos autónomos, aportan desarrollo tecnológico e innovación productiva a la industria, la ciencia y la comunidad. Cabe señalar, refiere, que por el sigilo investigativo no se puede dar a conocer todo lo que se está haciendo, pero sí tenemos algunos ejemplos de trabajos: Puedo hablar de líneas generales en las que se llevan muy adelantados los trabajos: están por concretarse investigaciones en las ramas de biotecnología y aerobiotecnología; en la ingeniería química, en los temas de biodisel y producción de microalgas. Al mismo tiempo, se hace en la industria de la inulina y miel de agave, y en algunas otras industrias como la del aguacate y el huevo.

IMPACTAR A LA INDUSTRIA

Sin embargo, una de las metas que tenemos como institución y específicamente como dirección de investigación, es que nuestros trabajos no terminan en una publicación. Aclaro que no pretendo quitarle valor a las publicaciones, porque es extraordinaria la difusión del conocimiento. Pero lo que se pretende es llevarlo más allá; queremos impactar al sector productivo con los inventos y para esto, se requiere que toda la investigación esté protegida antes de darla a conocer. De tal manera que, en este momento, tenemos en proceso ante el instituto mexicano de propiedad industrial, tres patentes que estamos seguros, van a tener un impacto directo sobre la aerobiotecnología y en particular sobre cultivos y formas de biofertilización. De la misma manera, hoy laboramos en otras patentes que impactan directamente a la producción de biodisel y unas más que tienen que ver con la obtención y purificación de inulinas. Trabajamos en estos temas con la idea de que una vez obtenidas las patentes, el conocimiento que se genera en la universidad, pueda ser canalizado hacia las empresas. La meta es que nuestra investigación siga siendo básica, pero que le dé un énfasis en particular a la investigación aplicada, finaliza.

LO DIJO

A corto plazo, con este apoyo económico, las universidades privadas, tendrán la oportunidad de contratar investigadores de gran nivel, de los reconocidos por el Sistema Nacional de Investigadores, al mismo precio que pagan las universidades públicas». Doctor David Ortiz Mendoza Director de Investigación de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG).

EL DATO

29 mil pesos o poco menos, llegan a recibir de estímulo mensualmente los investigadores adheridos al Sistema Nacional de Investigadores (SIN), esto por arriba de su sueldo. Cantidad que era pagada por las universidades privadas hasta el ciclo 2013.

LA CIFRA

80 Científicos de alto nivel participan en el Departamento de Investigación de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), 12 tienen el grado de miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Related Articles

Close
Close