Local

Conoce esta historia humanitaria de la Policía Municipal; la motivación de ayudar a los más vulnerables

En las calles Rosales y 27, de la colonia Obrera, deambula una persona conocida como Ángel, quien padece de sus facultades mentales, sin embargo, en días pasados caminaba semidesnudo, situación que causó entre impresión y morbo en las personas que circulaban por la zona.

El reporte llegó a los dispositivos de la patrulla más cercana, por lo que los elementos atendieron de inmediato el llamado. Al llegar, se percataron que se trataba de Ángel y al ver su situación, no lo dudaron, había que intervenir y ayudarlo.

No solo estaba falto de vestimenta, si no de alimento; se le notaba hambriento y asustado, por lo que los agentes le ayudaron a cambiarse, gracias a la previsión de uno de ellos, que siempre carga en su patrulla ropa de su familia que no usa, para atender precisamente este tipo de cuestiones.

La alegría de Ángel fue evidente, así como su agradecimiento a los policías, por ayudarlo, era lo único que requería, pues de momento al ver a los agentes, se asustó, al pensar que sería arrestado, pero no, la bondad de los agentes cambió su día, y seguramente su percepción a los elementos azules.

Comentó uno de los agentes que hoy en día la Policía es distinta, no sólo en la medición, si no de ver por la sociedad, esto último es lo primordial, como lo es ayudar a las personas más vulnerables en la vía pública, pues es su trabajo: servir y proteger.

“Salir todos los días, despedirme de mi familia y hacer algo por la sociedad, eso es lo que me hace sentir más orgulloso”, señaló uno de los elementos.

Related Articles

Back to top button