Agricolas

Canasta básica como motor de desarrollo

Así es la canasta básica crece de 23 a 40 productos, entre los que destacan carne (res, pollo y puerco), huevo, leche, agua purificada, golosinas de amaranto y cacahuate, puré de tomate envasado, frutas deshidratadas, jamaica y tamarindo al natural, concentrados sin azúcar para elaboración de bebidas, gelatina, garbanzos, chícharos y soya, así como el cuadro básico de frutas y verduras, además, ajonjolí y chía.

¿Por qué decimos que impulsa el desarrollo?, muy simple, porque mejora las condiciones de alimentación y nutrición, e incluye productos de gran riqueza nutrimental como el amaranto y la chía, que son además originarios de México y se producen, con bastante éxito, en ocho estados del país.

Al mismo tiempo, fomenta la producción de alimentos cultivados y cosechados por pequeños productores regionales privilegiándolos para ser los proveedores de los alimentos que conformarán esta nueva canasta básica.

Por otro lado, se establecerá una colaboración con las agroindustrias asociadas a este sector, tal es el caso del trabajo conjunto que desarrollará la SADER con la Unión Nacional de Avicultores (UNA), la cual manifestó su interés por participar en el esquema canasta básica que opera SEGALMEX en las comunidades rurales y de mayor vulnerabilidad, con la aportación de carne de pollo y huevo para plato.

Asimismo, la alianza establecida entre la SADER y el CIMMyT, en relación a las investigaciones en torno al maíz y trigo, que ubican al Campo Experimental Norman E. Borlaug (Ceneb) y al país como “la ONU en Agricultura”, se adaptan a los objetivos del Gobierno de México de sustituir importaciones y fortalecer la soberanía alimentaria con producción local sustentable.

Así es como el esquema de la nueva canasta básica genera un ciclo de desarrollo y crecimiento en diversos ámbitos que impactan en el bienestar de quienes más lo necesitan.

Related Articles

Close
Close